free templates joomla
20180728 foz
28 de julio de 2018
foz do sizandro
FERIA DE JULIO
CORRIDA DE REJONES 6 TOROS de
CUNHAL PATRICIO
Tito Semedo
Marcelo Mendes
ANDRÉS ROMERO
 
LA SOLVENCIA QUE LEGITIMA Y REFUERZA

Nueva prueba de madurez y de capacidad para Andrés Romero en el conjunto de una noche determinada por la dureza de la corrida de Cunhal Patricio, que no regaló nada. Sobre todo el segundo de su lote, que fue un toro de evidente peligro, con sentido, pegajoso y sin conceder ni un respiro, exigiendo ser más listo, más rápido y más hábil que él para vencer con recursos su instinto defensivo. Y lo hizo el onubense, que no le perdió nunca la cara a las complicaciones de su enemigo y las enfrentó desde la seguridad y la convicción de cuáles eran las teclas a tocar. Desde luego que una de ellas, el no descomponerse ni dejarse arrastrar por lo bruto del toro y combatirle con las armas de la inteligencia y del valor. Toda la faena fue un ejercicio de pulso. Del torero con su oponente y del torero también a la hora de imprimirle a su manera de hacer el tempo adecuado para evitar destemplanzas y desajustes. En este sentido, jugó un papel importante la veteranía y las mil batallas ya libradas por Perseo, que, aunque ha perdido cierto protagonismo en el planteamiento inicial que de sus faenas hace Andrés Romero, cuando se le necesita, como hoy, saca a relucir justo eso, su capacidad para atemperar y marcar las condiciones de la partida con tanta solvencia como elegancia. Arreaba el toro buscando alcanzar la cabalgadura, sin parar de galopar, a la par que ella, incansable, sin humillar nunca, enterado y enterándose. Así las cosas, el tercio de banderillas no resultó nada fácil. Lo encaró el rejoneador con Kabul, uno de sus avales más fiables y que lo fue hoy también. Lució las suertes como si el toro fuera bueno y propició los encuentros a sabiendas de que cada uno de ellos tenía mucho de moneda al aire. Dio los pechos de Kabul Romero a su enemigo, pisó sus terrenos y anduvo ágil para ganarle la acción en cada embroque e ir reforzando la impresión en el tendido de capacidad y de solvencia. No pasaron desapercibidas para el público las complicaciones del toro y, por cómo las fue resolviendo el torero, aumentó la conexión de la faena hasta llegar al tramo final con el tendido entregado a la firme respuesta del jinete de Escacena del Campo. La vuelta al ruedo tuvo peso y poso. Eco. El áura de lo indiscutible.

 

No tan complejo, pero tampoco útil para hacer el mejor toreo, fue el tercero, primero de su lote. Un ejemplar que cortó terreno desde los primeros compases con Fuente Rey. Tuvo temple el recibo porque fue capaz Andrés Romero de torear despacio aun con lo desabrido del burel. Ya sólo ahí había conseguido meter al público en su labor, algo desconectado en ese punto por la accidentada actuación previa del grupo de forcados. Y en banderillas con Caimán, revertió el rejoneador la situación y fue ganándose por momentos el favor del público gracias a su entrega, la forma tan pura en que fue, se quedó y salió de cada suerte y cómo intentó siempre alimentar esa transmisión con los aficionados. Tan fue así que, finalizado el tercio de banderillas, pidió la gente a Andrés Romero una banderilla más, que puso con Cheke en el mismo tono de exposición y riesgo asumido de todo su trasteo. La vuelta al ruedo fue de clamor. La forma tangible del reconocimiento del público a la solvencia del torero onubense. Esa solvencia que legitima, convence y refuerza.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de FOZ DO SIZANDRO. Lleno. Se lidian toros de CUNHAL PATRICIO
 
Tito Semedo: vuelta y vuelta
Marcelo Mendes: silencio y vuelta
ANDRÉS ROMERO: vuelta y vuelta

 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.org
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información